jueves, enero 18, 2007

Dios, que viento!

Hoy hemos sufrido -y sigue- el paso de un casi huracan. En la oficina, un coche ha sido aplastado por una pieza metálica desprendida del techo. El constante sonido de sirenas de los bomberos acompañaba al rugir del viento.

A eso de las 14.30 nos hemos quedado sin linea fija y media hora después sin móvil.

En la foto del 20 Minutos se puede ver el faro de Ijmuiden, muy cerquita de casa. Nosotros hemos sufrido la rotura de la valla del patio.

Como siempre, detalle de la casa: email de recursos humanos invitándonos a marchar pronto a casa para evitar problemas con el transporte, circunstancia que el menda ha aprovechado. Centraal Station, Amsterdam, estaba cerrada y algunas carreteras cortadas.